26098065250_3b6a01c37d_o
Nuevas especies de moscas halladas en Cusco

Nueve especies de moscas nuevas fueron halladas a partir de muestras recogidas en la Estación Biológica Wayqecha. Una de ellas incluye la palabra acca en su nombre científico, en tributo a la ONG propietaria de esta Área de Conservación Privada.

Tras analizar alrededor de 400 moscas del género Mesoconius, el investigador Stephen Marshal describió y nombró 32 especies nuevas. Las muestras revisadas fueron recolectadas junto a otros especialistas, desde años anteriores, a lo largo de los andes amazónicos americanos. Perú fue uno de los lugares donde se recolectaron los holotipos (muestras usadas para describir y designar una nueva especie), en especial la Estación Biológica Wayqecha, en Cusco. La recolección de especímenes recolectados allí permitió el descubrimiento de nueve especies no identificadas anteriormente.

 

Mesoconius nigripleuron, M. noteques, M. acca, M. notacca, M. garyi, M. aurantium, M. zorro, M. guatritheca y M. ruficus fueron las moscas halladas en el ACP al sur de Perú. No obstante, en el documento con los resultados del estudio, publicado en la plataforma European Journal of Taxonomy, no se indica si son endémicas de la Estación cusqueña, pues todavía hacen falta mayores investigaciones y también algunas de ellas tienen especímenes hallados en otras partes de Perú y en Bolivia, como es el caso de M. nigripleuron y M. acca.

Todas las moscas recién descubiertas miden entre 11 mm y 20 mm, siendo la mosca M. zorro la más pequeña. M. acca mide 20 milímetros y es la más larga entre las moscas halladas en las distintas alturas del bosque nublado de Wayqecha.

Captura de pantalla 2019-10-14 a las 12.10.25 p.m.

Las moscas Mesoconius, que habitan en zonas neotropicales, son un género dentro de la Micropezidae, una de las familias de moscas de patas largas. Según el investigador, hace falta más estudios sobre la taxonomía y distribución de este género. Además, sostiene que puede haber más especies Mesoconius sin descubrir hasta la fecha.

Cabe agregar, que varias de las especies estudiadas vuelan en rangos bastante limitados a grandes altitudes, por lo que son susceptibles a los efectos del cambio climático sobre zonas montañosas. El aumento de temperatura puede provocar que el hábitat de muchas de ellas desaparezca y se genere un desplazamiento, por lo que estudiando las variaciones de su distribución podría conocerse más sobre la situación climática de este ecosistema.