Asambleas en las Comunidades Campesinas de Jajahuana y Juan Velasco Alvarado para la Conservación de la Tierra y el Agua

Desde el año pasado, 2021, venimos implementado viveros en la Comunidad Campesina de Juan Velasco Alvarado, en la zona de Cabracancha, en convenio con la Gerencia de Agricultura y Riego del Gobierno Regional de Cusco – GERAGRI, y otro vivero en Mallquipata en el sector de Jailo, en los que se están produciendo un total de 75 mil plantones de especies nativas como qeuñas, chachacomos, yurumas, alisos e intimpas, entre otras. Este esfuerzo sigue el objetivo de recuperar áreas degradadas por incendios forestales y asegurar el recurso hídrico para las Comunidades Campesinas de Juan Velasco Alvarado y Jajahuana, las cuales se encuentran en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional del Manu y contribuyen al programa internacional Acción Andina.   

Decidiendo los lugares de plantación en la C.C. Jajahuana.

Mientras las plantas crecen, avanzamos en las coordinaciones que quedaron un poco retrasadas por las restricciones de la pandemia. En los meses de octubre y noviembre del 2021 hemos participado en las Asambleas Comunales de Jajahuana y Juan Velasco Alvarado para elegir los lugares estratégicos donde se realizarán las plantaciones, las cuales son cabeceras de cuenca hídrica para las comunidades.

En ambas asambleas las comunidades expresaron su preocupación por la disminución del recurso hídrico de estos últimos cinco años; ellos aluden a la pérdida de la cobertura vegetal a causa de los incendios forestales. Una comunera mencionaba, por ejemplo, que en el mes de agosto se incendiaron pajonales altoandinos, relictos de bosque  y 10 mil plantas de pino, en la parte alta de Juan Velasco Alvarado. Este ecosistema antes del incendio proveía de agua para dos módulos de riego por aspersión, pero después del incendio, el agua ha disminuido y no alcanza ni para un módulo.

Participación en la Asamblea Comunal de la Juan Velasco Alvarado.

“Me molesta que aún no seamos consientes y provoquemos incendios forestales. Necesitamos agua y por eso estamos agradecidos por la producción de plantas nativas. Seguiremos plantando hasta donde podamos”, manifestó la Comunera. 

Dos comuneras remueven los plantones para podar las raíces en el Vivero de Cabracancha.

El trabajo articulado de las instituciones hace posible asegurar el recurso hídrico para el futuro, por eso mismo seguiremos trabajando gracias al valioso apoyo financiero de Global Forest Generation y de la Asociación Ecosistemas Andinos – ECOAN, en el proyecto Paisaje Challabamba y el Proyecto Oso de Anteojos.

Texto y fotos: Marlene Mamani (Coordinadora de Campo en Cusco)